angelo-luiggi-ambiente-y-color

El diseño de interiorismo cada vez se valoriza más, reconociendo la importancia de un buen diseño funcional que esté dirigido a mejorar la calidad de vida.

Por lo general las segundas viviendas son espacios de retiro en áreas de playa o campo. Una de las características en común es que estas tengan una ambientación totalmente diferente a la existente en la vivienda principal. Lo usual es que las personas desean sentirse en un ambiente relajado y acogedor que aporte a bajar las tensiones adquiridas en su vida cotidiana.

Una alternativa muy adecuada para las segundas viviendas son las cubiertas de telas para los sofás y las butacas, principalmente porque permite un uso con mayor libertad, sin la preocupación de que el tapizado se afecte por asumir posturas informales sobre sus asientos, ya que estos tienen la facilidad de poderse lavar. Por otro lado, estas viviendas están cerradas por largos periodos de tiempo y puede surgir humedad en el ambiente, por lo que el tener cubiertas lavables se convierte en una gran ventaja para su mantenimiento.

Las segundas viviendas se recomiendan sencillas con los elementos decorativos esenciales para facilitar su limpieza. Es recomendable amueblar estos espacios con suficientes asientos confortables que motiven a su uso, tanto para tertulias familiares y de invitados como para el reposo. Como complemento es preferible hacer uso de mesas auxiliares pequeñas de madera natural que sean fáciles de mover y sirvan para múltiples usos.

En cuanto a tendencias, el uso del blanco para paredes y techos sigue muy presente y se dirige hacia un mayor protagonismo para el 2016, tanto en principales como en segundas viviendas.

En el revestimiento de pisos continúa el tema de la madera que se va desarrollando cada vez más con diseños innovadores y con efectos de color, adquiriendo protagonismo convirtiéndose en punto focal del espacio.

La iluminación, aunque se trate de una segunda vivienda, no pierde importancia; al  contrario, la iluminación siempre será responsable de bridar dos ambientes: uno diurno y otro nocturno, ambos con resultados acogedores.

Artículos relacionados