Ambiente-interior-puerto-rico-2-revista-de-arquitectura-ambietne-y-color-puerto-rico

Diseñar un apartamento moderno, elegante y acogedor que ofrezca la sensación de amplitud en un peculiar espacio de 7.5 pies (2.286 m) de ancho por 86 pies (26.21 m) de profundidad, es sin duda un gran reto para cualquier diseñador de interiores. A ese panorama fue al que tuvo que enfrentarse Luisa Escobar, la profesional a cargo de transformar esta vivienda de dos plantas.

Su idea principal era lograr una ambientación moderna que fuera agradable a todo tipo de huésped, ya que se trata de una residencia de alquiler. Además, debía respetar la antigüedad de la edificación, ubicada en la zona histórica y privilegiada del Viejo San Juan en Puerto Rico, pues estas cuentan con un estricto código que vela por su conservación.

“Por estar en una zona histórica seguimos las directrices estipuladas por el municipio para este tipo de estructura. Aunque lo trabajamos bajo el concepto de Airbnb, donde las casas deben apelar a todo el mundo y tener una ambientación atractiva, también nos interesa mucho la conservación de los edificios”, expresó Escobar.

Debido a las dimensiones reducidas especialmente en cuanto al ancho de la propiedad, se creó un pasillo de circulación y conexión para las distintas áreas. Esto se logró ubicando un área de recibidor en la entrada y luego una pequeña sala formal, un comedor y una cocina en la parte más pública de la vivienda.

Luego de estas zonas se encuentra lo que vendría a ser un espacio de transición. Este cuenta con un interesante techo de doble altura que brinda la sensación de amplitud. Aquí se recreó una especie de área de estar con una silla mecedora que sirve para leer o descansar. En esa área también están las escaleras que comunican al segundo piso, donde se encuentran las habitaciones más privadas del hogar.

En esa segunda planta están ubicados los dormitorios. Se trata de un espacio abierto dividido en tres áreas. Para lograr estas “divisiones” se utilizó la creatividad, ya que el espacio y la ambientación debían permanecer abiertos y fluidos. Es por ello que las divisiones se hicieron por medio de distintos muebles que ayudaran a proveer esa sensación de delimitar los espacios.

Por otro lado, entre lo que serían las dos áreas de dormir, colocamos una pequeña sala de conexión y un puente que conecta con el baño.

En lo referente a la decoración, seleccionamos algunas mesas pequeñas de madera rústica en combinación con otras de corte minimalista contemporáneo y lámparas más modernas. Los accesorios varían entre los tonos dorados y cobrizos, mientras que los cojines se escogieron en tonalidades neutras.

De otra parte, en los dormitorios ubicamos sillas contemporáneas blancas y escabeles (ottomans), junto con obras de arte que aportan color a los espacios. Para los cubrecamas escogimos tonalidades blancas, grises y azules.

El resultado final es un apartamento que a pesar de su tamaño pequeño y alargado es elegante, acogedor, totalmente funcional y que brinda una sensación de amplitud y frescura ideales para su función.

Puede contactar a la diseñadora Luisa Escobar a través del teléfono 787-368-7328 o escribirle al correo: luisafescobar@gmail.com

Artículos relacionados