casa-moon-ambiente-y-color02

Con hermosas vistas al mar y rodeada por un denso bosque en sus linderos, la Casa Moon está localizada en el pacífico central en Ojochal, Costa Rica. La residencia se creó para una familia hindú que buscaba un espacio experimental que les permitiera disfrutar de un ambiente lúdico y saludable, por medio del aprovechamiento de estrategias pasivas que promuevan la eficiencia energética y logren el confort térmico necesario.

El diseño trata de una residencia donde su envolvente le permite funcionar como un organismo vivo en su entorno natural, logrando el máximo aprovechamiento de las variables naturales del sitio sin intervención del propietario. Esto para asegurar que la comodidad del espacio se logre de forma automática.

La propuesta se compone de tres módulos representados volumétricamente como bulbos. Dos de ellos son ocupados por el área social, los cuales están rodeados por una gran masa de agua que mejora su ambiente, iluminación y ventilación. El otro bulbo es ocupado por el área privada donde están los dormitorios. La composición estructural de esta zona es menos permeable, de forma tal que controla la masa térmica del espacio generando el clima y las condiciones adecuadas para su uso.

Como objetivo del proyecto estaba lograr una rápida construcción por medio de un ensamble con la menor cantidad de materiales posible. Así, casa Moon se diseñó con un método de construcción modular compuesto por diez arcos de acero en forma de costilla. Estos están cubiertos por una piel de láminas multicelda de policarbonato blanco, para incentivar la iluminación natural en la fachada norte, y hacia el sur, con lámina termopanel para refractar el calor producido por el soleamiento. El objetivo fue crear el espacio con el uso de un único pliegue. Su forma de arco permite el flujo constante de aire fresco, lo que mantiene una temperatura adecuada.

La selección de materiales y la composición se desarrollaron dependiendo del programa y el control de masa térmica necesaria en cada espacio. Además, hubo una clara economía de materiales, lo que facilita el mantenimiento y evita la dependencia tecnológica.

El área social se desarrolla como un área permeable que permite la entrada de luz y ventilación natural, lo que logra un ambiente similar a estar en el exterior. Mientras, el área privada está contenida en una nave de mampostería de dos niveles, que permite controlar la masa térmica en los dormitorios.

Se aprovechó la forma y la orientación de la casa para lograr exitosamente el flujo del viento. Para ello, en las fachadas norte y sur se generaron aperturas fijas cubiertas únicamente con una malla y cedazo para permitir el flujo de viento constante. Por su parte, en el este y oeste se colocaron amplias aperturas que permiten un mayor flujo de viento en caso de ser necesario. Debido a las estrategias aplicadas en iluminación y ventilación natural, el espacio logra una humedad relativa de 66% y una temperatura de 24ºC.

El área social está rodeada de agua, que se utiliza como elemento para aumentar los índices de luz natural en el espacio y como estrategia de refrescamiento del aire que cruza el interior.

Este interesante proyecto amigable al ambiente estuvo a cargo del Arq. Juan Robles Alvarado y su equipo de RoblesArq estudio de arquitectura. Puede contactarlos en: http://www.roblesarq.com/

Artículos relacionados