De estilo moderno, líneas elegantes y diseñado bajo el concepto monocromático, este apartamento ubicado en el icónico rascacielos Torre de Madrid en España, es prueba de que en la arquitectura de interiores y la decoración pueden lograr su cometido en un espacio “todo blanco”. De hecho, esta residencia donde el blanco es el protagonista, no solo posee gran luminosidad, sino que luce totalmente actualizada, joven y alegre.

En la reforma integral realizada al apartamento, el acceso a la vivienda se produjo por medio de un pasillo que se divide en dos caminos. De frente se abre hacia el área más pública que conforma un gran salón con cocina y comedor de concepto abierto, mientas que a la izquierda conduce a la zona más privada, compuesta por dos dormitorios y dos baños completos.

El gran salón se concibió como un espacio polivalente en el que la propiedad puede disfrutarse día a día. Es una estancia amplia, tremendamente funcional y muy cómoda. Es diáfana, aunque está bien diferenciada en dos partes: una zona de estar para ver la televisión y para la lectura, y otra zona de trabajo con una cocina.

En la sala el sofá, las mesas de centro de madera lacada color blanco y el mueble aparador fueron diseñados por la misma firma de arquitectura, bajo su división de interiorismo A-cero In.

Por otro lado, la moderna cocina puede ocultarse tras una gran puerta corredera de madera blanca lacada, con un vinilo de un mapamundi diseñado por A-cero para Clorofila Digital. Aquí está ubicado un mueble que acompaña a la cocina y se prolonga con una mesa de comedor. El diseño de la cocina y las sillas del comedor las diseñó la misma firma, mientras las dos luminarias suspendidas sobre la mesa de comedor son de la línea Vibia Skan.

Dos dormitorios de dimensiones generosas completan el hogar, ambos con mobiliario Puf blanco de Acero-In. Cada recámara posee su propio vestidor y una de ellas tiene un baño completo en “suite”. El segundo baño se encuentra en el pasillo. Además, en esta área abundan los armarios, algo esencial para los propietarios, ya que les ayuda a mantener recogida esta vivienda minimalista.

La residencia cuenta con un balcón que bordea el gran salón, desde donde se pueden disfrutar excepcionales vistas de Madrid. De otra parte, toda la casa es “inteligente”, pues está dotada de un sistema de domótica Creston que controla los aspectos de iluminación y seguridad.

Sin duda este proyecto, que se realizó en pocos meses, cumple un criterio estético moderno y adecuado que proyecta amplitud, limpieza y jovialidad, aparte de un alto sentido de funcionalidad.

La renovación total de este apartamento estuvo a cargo del arquitecto Joaquín Torres, director del estudio A-cero, y su arquitecto socio Rafael Llamazares. Para más información, puede contactarlos a través de su página de Internet: www.a-cero.com

Artículos relacionados