La historia de Israel comenzó hace unos 4,000 años con los patriarcas Abraham, su hijo Isaac y su nieto Jacob. Desde entonces, han sido muchas las situaciones extraordinarias vividas por este país que hoy se levanta como un destino turístico de primera.

Luego de un periodo de guerras e incertidumbre que se generó a partir de la proclamación de su independencia en 1948, Israel se centró en la construcción del estado por el que tanto había luchado. Al presente, el país es una cantera inagotable de lugares históricos para visitar.

A continuación compartimos solo unas pocas de las maravillas que encontrará en este enigmático país.

Jerusalén

La capital de Israel es uno de los lugares más emblemáticos y visitados. Jerusalén es una “ciudad santa” donde podrá vivir experiencias espirituales intensas y sobrecogedoras. Además de los fascinantes enclaves históricos y arqueológicos, la ciudad nueva cuenta con atracciones para los amantes de la cultura, la gastronomía y la arquitectura, entre los que se destacan el Yad Vashem (Memorial del Holocausto) y el Museo de Israel (con los Rollos del Mar Muerto).

Rodeada por murallas, en el corazón de Jerusalén se encuentra la Ciudad Vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1981. En una atmósfera de santidad conviven sus estrechas callejuelas y mercados bulliciosos. Dividida en cuatro barrios: judío, armenio, cristiano y musulmán, allí podrá ver la Iglesia del Santo Sepulcro, el Muro Occidental y el Domo de la Roca en el Monte del Templo, y en sus alrededores: la Ciudad de David, el Monte Sion y el Monte de los Olivos.

Mar Muerto

El Mar Muerto es el punto más bajo de la Tierra (427 metros bajo el nivel del mar) y el mayor balneario terapéutico al aire libre. Su alta salinidad impide que exista forma de vida en sus aguas, las cuales son muy beneficiosas para la salud por su rica composición de minerales. Sin duda, flotar en el Mar Muerto es una experiencia única y relajante, pero allí también encontrará preciosos parajes históricos como Massada, las cuevas de Qumrán (donde se encontraron los manuscritos más antiguos existentes de la Biblia) y parajes naturales como Nahal Arugot, Ein Gedi, Nahal David y Aianot Tzukim.

Tel Aviv

Conocida como la “Colina de la Primavera”, Tel Aviv se fundó en 1909. A su alrededor se lleva a cabo la vida económica y cultural del país. Es un lugar con un ritmo de vida muy activo con muchos ofrecimientos culturales y de entretenimiento, como festivales y una vibrante vida nocturna.

Situada a lo largo de una franja de 14 kilómetros de playas de arena blanca en la costa mediterránea, también cuenta con museos y centros culturales. Como contraste, la antigua ciudad de Yafo (Jaffa) tiene 3,000 años de antigüedad y está llena historias bíblicas entre sus casas de piedra y callecitas estrechas.

 

Eilat

Convertida en la ciudad de vacaciones por excelencia, durante el verano los hoteles y las playas de Eilat se abarrotan de turistas del mundo entero, mientras que en invierno se transforma en un santuario para los amantes del sol. Está ubicada al norte del golfo de Eilat y posee una combinación de clima cálido, mar tropical y paisaje montañoso. Fundada en 1950, cuenta con restaurantes, tiendas y discotecas, un paseo marítimo y el parque de atracciones la nueva Ciudad de los Reyes, inspirada en los relatos bíblicos.

Hoy en día, Israel cuenta con nueve lugares declarados por la UNESCO como Patrimonio para la Humanidad:

  • Akko – Con vistas al Mediterráneo, esta maravillosa ciudad medieval es un ejemplo de una amurallada otomana cuyas murallas los visitantes siguen a pie.
  • Massada – Construida por Herodes El Grande, es un testimonio de una villa romana y del asedio romano sufrido en torno a la meseta. Su Parque Nacional está en continua investigación y tiene un moderno museo con preciosos hallazgos de sus excavaciones.
  • La Ciudad Blanca de Tel Aviv – Con más de 4,000 viviendas estilo Bauhaus construidas en los años 30 y 40 por arquitectos judíos emigrados desde Alemania, simbolizan la síntesis de tendencias arquitectónicas del Movimiento Moderno.
  • La Ruta del Incienso (Mamshit, Avdat, Haluza y Shivta) – Es parte de las 1,500 millas de ruta comercial desde Arabia hasta el Mediterráneo, cruzando a Israel por el desierto del Negev.
  • Los Tels Bíblicos (Megiddo, Hazor y Beersheba) – Sus palacios, murallas y almacenes muestran el paso de grandes civilizaciones antiguas que constatan la fidelidad de la narrativa bíblica.
  • Los Santuarios y Jardines Bahai de Haifa y Acre – La imagen más conocida del lugar es la cúpula dorada del santuario Bahai en Haifa, rodeada por 18 terrazas con jardines simétricos.
  • Las Cuevas Nahal Me’arot/Wadi El Mughara – Cuatro cuevas en la ladera occidental del monte Carmelo contienen vestigios que dan un testimonio de 500,000 años de evolución humana.
  • Beit Guvrin-Maresha – Una serie de cuevas artificiales excavadas debajo de las antiguas ciudades gemelas de Maresha y Beit Guvrin.
  • Beit Shearim – Sus catacumbas contienen un tesoro de obras de arte e inscripciones en griego, arameo y hebreo.

Para coordinar el viaje de su vida a Israel, acceda www.vacacionesenespeciales.com. En Puerto Rico, puede llamar a Tropical Travel (Juana Díaz) al 787-837-5000, Sevilla Travel (San Juan) al 787-748-5050 y Rexville Travel (Bayamón) al 787-797-6174.

Artículos relacionados