Ambiente-interior-puerto-rico-revista-de-arquitectura-ambietne-y-color-puerto-rico

Después de tener una casa estilo “plantation” por quince años con colores amarillos, naranja, verde y marón, los clientes de la diseñadora y decoradora Sandra Becerra, la retaron a crear un nuevo ambiente que fuera distinto y luciera más contemporáneo, pero que mantuviera el mobiliario existente. Con esa tarea en agenda se pusieron manos a la obra en esta residencia de la urbanización Dorado Beach East en Dorado, Puerto Rico.

Lo primero que hizo la decoradora fue determinar con qué colores se debían redecorar las paredes, los nuevos tapizados y las cortinas, además de los cubrecamas y cojines decorativos del hogar. De igual manera, había que decidir qué se haría con el mobiliario de patio, entre otros detalles. Una parte muy influyente en esta decisión fue la serie de alfombras persas de gran tamaño que los propietarios heredaron y deseaban utilizar. Sus colores y diseños se tomaron en cuenta para el escogido final de la gama de colores para toda la casa.

Las paredes de la amplia residencia se pintaron en diferentes tonalidades de crema (cerca del tono mantequilla) y un verde manzana. “Con esos colores se logró la ambientación adecuada que deseábamos. Una vez terminada esa fase, procedimos a incorporar otras tonalidades en distintas piezas, tanto las del diario como en las de acento”, explicó la diseñadora a Ambiente y Color.

Para retapizar los sofás y otras piezas de mobiliario de la sala y el comedor, incluyendo los cojines decorativos, Becerra escogió tejidos modernos color verde esmeralda y azul pavo, que resaltan en el fondo general del hogar. Por otro lado, las cortinas de la sala, comedor y pasillo son color crema, mientras que las cornisas son color azul pavo.

Un ejemplo del uso de las alfombras persas heredadas por la familia fue la que se ubicó en la sala. Esta es de tipo Bokara en tonalidades de verde esmeralda y verde manzana. Igualmente, la que se incluyó en el área del comedor sigue los tonos crema y verde esmeralda.

El dormitorio principal mantuvo también la gama de cremas y verde manzana. Sin embargo, se introdujo el tono coral en el cubrecama y el tapizado del “love seat”, color que se tomó de las losas del piso que tienen tonalidades de ladrillo.

En cuanto a las obras de arte que engalanan la residencia, estas forman parte de una extensa colección que los propietarios han adquirido a través de los años. Algunos de los artistas que más se destacan son piezas de pintores puertorriqueños y algunos de República Dominicana, tales como Blanco y Bido. De Puerto Rico están representados los artistas Julio Rosario del Valle, Luis Cajiga, Wichie Torres, Epifanio Irizarry, Jorge Romero, Nick Quijano, Roberto Moya, Pablo Marcano, Hernández Acevedo, Juan Ramón Velázquez y la ceramista Clarissa Biaggi, entre muchos otros.

“Para crear armonía en las paredes donde debía colocar la amplia colección de cuadros existentes, estos se volvieron a enmarcar en maderas color caoba mediana y “mattings” en tonos crema y beige claro para darles uniformidad”, indicó la diseñadora.

Al terminar el proyecto los propietarios le manifestaron a la diseñadora su satisfacción. “Quedaron muy complacidos en cómo pudimos hacer, con diferentes colores y texturas contemporáneas, un ambiente totalmente diferente. Entiendo que este es un buen ejemplo de cómo aun manteniendo el mobiliario existente, se puede hacer un cambio total en una residencia”, concluyó la profesional.

Para contactar a la diseñadora Sandra Becerra puede contactarla a través de su correo electrónico: sandraebecerra@gmail.com

Artículos relacionados