Zona-comercial-espana-revista-de-arquitectura-Ambietne-y-Color-puerto-rico

Ubicado en dos locales anexados al Archivo de Galicia, edificio integrado en la Cidade da Cultura de Galicia (Ciudad de la Cultura de Galicia), se encuentra A Cantina, un espacio que sirve de cafetería y tienda de museo en Santiago de Compostela, España.

Aquí se conectaron dos zonas por medio de dos cavidades separadas, hechas en la pared gruesa que las separa. De esa forma ambos espacios se mantienen separados y se pueden utilizar al mismo tiempo, tal como se hace tradicionalmente en las cantinas gallegas.

De primera intención, más que un lugar comercial, este espacio parece un bosque utramoderno y diáfano con una interesante combinación de madera de roble, azulejos, Corian y aluminio. La propuesta se apoya en la cultura popular de Galicia, transmitida a través de un lenguaje contemporáneo con referencias que aluden subliminalmente a las sensaciones de la identidad cultural del lugar.

El proyecto muestra la reinterpretación, desde un filtro moderno, del modelo tradicional de este tipo de establecimiento en Galicia. Es por eso que las mesas se ubicaron de manera paralela a lo largo del espacio, debajo de árboles esquemáticos que evocan las festividades populares y el refugio de la sombra.

Un mostrador que va a través de la pared unifica las zonas y sirve a ambos espacios, la cafeteria y el museo. En esta pieza reina el color por medio de figuras geométricas, similares a las usadas en demostraciones tradicionales de arte folclórico de Galicia.

Como un apoyo al área de cafetería, un cuerpo redondo esconde la cocina donde se preparan los alimentos. Por otro lado, en la tienda hay estantes y mostradores de distintas dimensiones y alturas ajustables distribuidas al azar para proveer versatilidad, algo fundamental en este proyecto. De igual forma, el mobiliario seleccionado fluye con el resto de la ambientación.

En A Cantina todos los elementos pretenden enriquecer el alcance del proyecto con cualidades como el color y la madera, los cuales proporcionan carácter y un escenario vital capaz de adaptarse a cualquier tipo de actividad.

A Cantina estuvo a cargo del arquitecto José-Antonio Vázquez-Martín, de Estudio Nómada, el diseñador Enrique Santiago y la delineante Beatriz Asorey. Puede contactarlos en su página www.estudionomada.es

Artículos relacionados