Ambiente-interior-puerto-rico-revista-de-arquitectura-ambietne-y-color-puerto-rico-04

Desarrollar una vida familiar al máximo era una prioridad para estas personas que, además, deseaban disfrutar del buen gusto en una vivienda de espacios interiores agradables. El estilo minimalista y moderno no tenía por qué ser un impedimento para crear un ambiente acogedor y de luz en el que todos pudieran deleitarse.
Un amplio y cómodo espacio da la bienvenida a un hogar donde las líneas rectas, los acabados claros y un máximo aprovechamiento del área se mezclan para lograr la encomienda de estos propietarios.
El enfoque principal de esta residencia ubicada en Galicia, España, es el salón comedor donde se desarrollaría la mayor parte de la actividad familiar. La prioridad era tener un espacio abierto que resultara cómodo y funcional para adultos, pero que también sirviera como lugar de esparcimiento para los más chicos.
Un juego de sala de tono gris claro es complementado por cojines grises y amarillos para recibir a la familia en un acogedor espacio que invita a la conversación y el esparcimiento. Mientras tanto, una moderna mesa de comedor para ocho comensales recibe un carácter secundario en este espacio principal.
La presencia de vigas y pilares (o columnas) fue el reto mayor del arquitecto, quien recurrió a integrar estos elementos como parte del diseño interior. Los pilares se revistieron para formar parte del mobiliario. Por otro lado, las vigas se camuflaron con un techo falso o “fascias”, donde se acogen los focos de iluminación directa en diversos puntos estratégicos de la vivienda. Los acabados blancos y de madera de roble se integran al concepto para dar continuidad visual al diseño interior minimalista.
No hay duda de que todas las personas requerimos espacio de almacenamiento en un hogar. Este es importante para un sinfín de artículos que necesitamos para nuestro diario vivir. Con esto en mente, el arquitecto obtuvo un gran resultado al utilizar los pasillos o recorridos, los cuales se cubrieron discretamente con puertas de suelo a techo. Los acabados blanco lacado y madera de roble se emplean nuevamente, al igual que en toda la vivienda. No es casualidad que seleccionaron puertas correderas, pues de esta manera se procura un mejor aprovechamiento del espacio, mayor amplitud visual y orden.
Asimismo, la cocina llega a convertirse en una extensión del salón a través de un amplio ventanal de cristal. Todo permanece oculto tratando de esconder el fin de este espacio, que sería una cocina con muy poco uso. Aquí no verá ningún electrodoméstico o utensilio desplegado, pues se encuentran dentro de los estantes o gabinetes que también son de madera de roble. En este espacio se destaca una pequeña mesa diseñada cuidadosamente para integrarse a la cocina.
De la misma forma, las habitaciones se mantuvieron con un estilo simple y a la vez funcional. Los acabados permiten la continuidad del concepto desarrollado, en el cual la luz es un factor importante. Igualmente, los baños son de carácter cómodo sin dejar a un lado la elegancia.
Suelos de madera en casi toda la vivienda, complementados por un acabado de concreto pulido en cocina y baños, contribuyen al propósito de simpleza y elegancia en esta casa de 100 metros cuadrados (1,076 pies cuadrados).
Este proyecto estuvo a cargo del estudio Iván Cotado Diseño de Interiores. Puede contactarlo a través de su página http://ivancotado.es

Artículos relacionados