Herencia-Arquitectonica-ambiente-y-color

Las paredes de este edificio neoclásico ubicado en el municipio de Bayamón en Puerto Rico, podrían contar muchas historias. Al observar sus pisos antiguos y sus escaleras tan elegantes, conservadas de la estructura original, no puede uno más que pensar en cuántas personas caminaron por allí, cuántas conversaciones habrán escuchado sus muros y cuántas discusiones o decisiones se habrán generado en sus salones. Porque aunque hoy alberga al Museo Francisco Oller, este edificio ha servido como tribunal, hospital, farmacia y hasta alcaldía a través de los años.

Todo comenzó en 1907 cuando el alcalde Virgilio Dávila instituyó la Casa Consistorial de Bayamón. Se compró el terreno por $600 y el arquitecto Camilo González construyó el edificio (cuyo costo fue $10,958.71) que se destinó a servir como corte, hospital municipal y almacén de enfermería.

En 1912 pasó a ser Hospital Municipal de Bayamón, mediante la inversión de $9,000. Entonces tenía dos áreas, una para féminas y otra para varones, con 24 camas cada una.

Para 1917 el alcalde Ignacio Carballeira Cañellas ordenó la construcción de la torre ubicada en la esquina noreste de la estructura, y un ciudadano suizo llamado Clemente Boschetti se trasladó a Bayamón, para instalar un reloj en la torre de la Casa Alcaldía. El reloj se elaboró en la Casa Seth Thomas, de Thomaston, Connecticut.

Al año siguiente un terremoto afectó la estructura dejándola inhabitable. Y un año más tarde se comenzaron las reparaciones a la estructura y al reloj, tal como detalla una memoria de 1919 del arquitecto Adrián C. Finlayson, que explica las condiciones del edificio y cómo el alcalde Carballeira pidió que se iniciara un proceso de reparación.

Luego de un estudio exhaustivo, se determinó que habría que reparar paredes agrietadas, dinteles, el techo y las ventanas. También se proyectó la instalación de anclaje de vigas en techo y piso, cisterna, inodoros, lavabo, tanque de hierro galvanizado, oficinas de madera, cuneta para desaguar el patio, tensores para muros y una escalera conducente a la azotea.

Durante la década de los años 40 se añadió un edificio anexo a la estructura original y en 1952 se determinaron otras reparaciones relacionadas a las puertas y la electricidad.

En 1979 (año en que deja de fungir oficialmente como Alcaldía) la Administración Municipal de Bayamón comenzó a gestionar la creación de un Museo de Historia y Arte de Bayamón en el antiguo Consistorio. Luego de dos años comenzó el proceso de adaptación para convertir el edificio en museo. Para ello se demolió el anexo edificado y se trabajó en la estructura durante tres años.

Finalmente, el 25 de octubre de 1984 se inauguró el Museo de Historia y Arte, dedicado a la memoria del renombrado impresionista puertorriqueño Francisco Oller (1833-1917). Desde entonces se han hecho otras reformas al edificio, pero este mantiene su estructura, pisos y escalera con balaústres originales, aunque varias puertas fueron convertidas en ventanas y se construyó un patio interior en lo que fue la antigua caballeriza.

En la actualidad el museo, localizado en la Calle Degetau #13 en Bayamón, cuenta con varias salas y un piso superior dedicado a exhibir algunas obras de Oller de las cuales son custodios, y que pertenecen al Ateneo de Puerto Rico.

La Sala de Carteles en el segundo piso era la antigua Asamblea Municipal, donde también se observa el lugar donde estaba el antiguo péndulo del reloj de la torre que hoy día no está en funciones.

El vitral en la escalera con el escudo de Bayamón es de la artista Herminia P. Rivera, y en el patio interior se encuentran los bustos “Agueybana el bravo” y “Cacique Jayuya”, del artista Tomás Batista, recordado por su famoso Monumento al Jíbaro en Cayey y quien fuera el primer director del museo. También hay un enmarcado de medallones simulando monedas de oro con los rostros de caciques de Boriquén: Agüeynabá, Guarionex, Majagua, Jayuya, Caguax y Luisa.

Sin duda, el Museo Francisco Oller es prueba de la transformación arquitectónica como vehículo para la permanencia a través de la historia.

Artículos relacionados