fotofinish-ayc-agosto2015

fotofinish-ayc-agosto2015

Sus formas onduladas hacen que parezca que está en movimiento, y su color rojo no permite que pase desapercibido. Se trata del Hotel Porta Fira de Barcelona, de la línea de Hoteles Santos, ubicado en la ciudad Condal con una altura de 113 metros (370.73 pies) de altura en 26 pisos.

Construido por el arquitecto japonés Toyo Ito (ganador del premio Pritzker 2013) y el estudio

b720 Arquitectos, liderado por Fermín Vázquez, el hotel ganó el Emporis Skyscraper Award 2010 como Mejor Rascacielos del Mundo.

Porta Fira está situado en L’Hospitalet frente a la Fira Gran Vía, una de las zonas de mayor expansión económica de Barcelona. Cuenta con 320 habitaciones y “suites” con todas las comodidades de un hotel de gran nivel, tales como “spa”, gimnasio, salones de banquetes, zona comercial y el restaurante Spiral, entre otras.

De acuerdo con el jurado que le otorgó el premio en 2010, compuesto por expertos en arquitectura de 67 países, esta edificación competía contra otros 300 rascacielos por su “exquisitez técnica y su integración urbanística”.

De otra parte, para los arquitectos del proyecto el mayor desafío fue su fachada, formada por una estructura tubular de aluminio que recorre la cara exterior del edificio “como líneas continuas desde el suelo hasta la coronación”.

Un hotel de lujo único en su clase que sin duda es tema de conversación entre los locales y los visitantes.

Artículos relacionados