Science-Center_Nachtaufnahme_10x15_Marta-Urbanelis-Fotography

 

Al mirar esta estructura, quizá puede asociarla con una concha, una ballena, una nave espacial o hasta un pistacho gigante… La realidad es que se trata de un moderno edificio muy particular que alberga un mundo de información: el Museo de Ciencia Universum, localizado en Bremen, Alemania.

El museo, que cuenta con unas 250 exposiciones, está ubicado sobre el agua y su diseño estuvo a cargo del arquitecto Thomas Klumpp. Para crear la estructura se utilizaron 6,000 metros cúbicos de hormigón, incontables piezas prefabricadas y unas 40,000 tejas de acero inoxidable para cubrir el exterior.

Además de la llamativa “concha” plateada que no puede pasar desapercibida, al museo se le agregó años más tarde una torre de 27 metros de altura (88.58 pies) y un área al aire libre de 5,000 m2 (53,819.55 pies cuadrados) llamada EntdeckerPark, desarrollada por Planungsguppe Grün, y un edificio contiguo llamado SchauBox, hecho por la firma Haslob Kruse and Partner. Este último crea un gran contraste, ya que es muy simple, tipo cubo, color terracota. Allí se realizan exhibiciones adicionales que cambian cada año.

Después de 14 años y más de 5 millones de visitantes, la exposición permanente en la “cocha” sufrió una renovación total de noviembre de 2014 a marzo de 2015. El cambio incluyó todos los interiores, desde las paredes hasta los pisos. Las “expediciones” originales se reemplazaron por tres espectaculares niveles temáticos: Tecnología, Humanidad y Naturaleza. Aun así las exhibiciones se mantuvieron fieles a su concepto interactivo y ahora se complementaron con exhibiciones multimedia e información más detallada que ofrece una mirada más actualizada a las investigaciones.

El área de Tecnología cuenta con una increíble exhibición de los rayos y sus descargas, una colosal máquina de energía cinética, un generador manual de energía, un creador de música digital y el robot Scorpion, inspirado en un escorpión.

En el área de Humanidad puede encontrar estudios de la silueta humana, los estados de ánimo en mímicas, un detector de mentiras y un gran montaje del cuerpo humano, entre otras cosas.

Finalmente, en el área de Naturaleza podrá descubrir los colores del mar, sentarse en un sofá con simulador de terremotos, ver la formación de cristales de hielo y jugar con un globo terráqueo interactivo con información del clima y las corrientes oceánicas.

El museo también realiza diversas actividades, como charlas y seminarios, y otras únicas en su clase, como presentaciones científicas diarias y cenas en la oscuridad, para despertar los demás sentidos.

Artículos relacionados